¿Qué es una labiaplàstia y en qué consiste?

qué es una labiaplàstia?

Aunque la cirugía plástica es muy frecuente, muy pocas personas han oído hablar de labiaplàstia. Es posible que haya escuchado el nombre, pero puede que no tenga ni idea de qué es y de qué parte del cuerpo participa.

Pues si está aquí, es posible que desee una vista previa. Hoy os daremos una visión general de la labiaplàstia y sus implicaciones.

¿Qué es una labiaplàstia?

Una búsqueda en Google puede generar otros términos tales como “rejuvenecimiento vaginal” o “vagina de diseño”. Sin embargo, el objetivo de este artículo es distinguir primero una labiaplàstia de otras formas de rejuvenecimiento vaginal y, a continuación, informarse sobre el procedimiento real de labiaplàstia.

El rejuvenecimiento vaginal es un término amplio que engloba un número considerable de opciones para esta área de salud electiva, en crecimiento. Casi cada mes salen al mercado nuevos dispositivos y tratamientos, ya que cada vez hay más mujeres que utilizan estos tratamientos con más frecuencia.

Las terapias para el “rejuvenecimiento vaginal” suelen incluir dispositivos energéticos como láseres, radiofrecuencia y ultrasonidos, por citar algunos. La mayoría de los procedimientos de rejuvenecimiento vaginal utilizan alguna forma de energía para conseguir un sinfín de resultados, tales como endurecimiento vaginal, menos incontinencia y eliminación de la sequedad vaginal.

Sin embargo, la FDA publicó recientemente una declaración sobre este tipo de tratamiento, en el que explicaba que algunos de los fabricantes de estos dispositivos no eran totalmente transparentes con las afirmaciones clínicas de estos dispositivos.

La diferencia principal entre una labiaplàstia y otro tratamiento bajo el paraguas del “rejuvenecimiento vaginal” es que una labiaplàstia es una cirugía. El procedimiento de labiaplàstia tiene como objetivo disminuir el tamaño de los labios menores (tejidos internos de los genitales femeninos) de manera que queden al mismo nivel que los labios mayores (parte externa de los genitales femeninos). Este procedimiento implica el uso de diversas técnicas quirúrgicas diferentes en función de la situación específica del paciente. No se necesita ningún dispositivo energético con una labioplastia y trabajarás con su cirujano plástico para determinar los objetivos de su cirugía.

Motivos de una labiaplàstia

Hay una serie de motivos por los que las mujeres tienen los labios agrandados, incluidos el parto, el envejecimiento, la actividad sexual y la genética. Las mujeres optan por operarse por varios motivos. En primer lugar, hay varias ventajas funcionales a la hora de elegir una labiaplàstia. Muchas mujeres que sufren un labio aumentado tienen dificultades para hacer ejercicio, higiene, infecciones del tracto urinario, actividad sexual y otras actividades físicas.

Además, con la creciente tendencia a llevar pantalones de yoga, pantalones de entrenamiento y ropa de baño, un labio ampliado puede dificultar su uso. Sin embargo, la mayoría de los pacientes describen sentirse extremadamente avergonzados cuando mantienen una relación sentimental con su pareja. Estas y otras razones son las que las mujeres consideran a la hora de elegir una labiaplàstia.

Procedimientos de labiaplàstia

Inicialmente, sólo había un procedimiento para la labiaplàstia y también era muy popular. Con el cambio de tiempo y el avance de técnicas, diversas técnicas han evolucionado. Algunos de ellos son los siguientes:

Procedimiento de corte

Es la técnica original y más natural a realizar. También es la técnica más utilizada por los cirujanos. En este procedimiento, se elimina y sutura el exceso de parte de los labios menores de manera que sea simétrico con los labios mayores.

Procedimiento de esquina

En este procedimiento, se elimina una cuña de espesor parcial de la parte más gruesa de los labios menores. La submucosa (capa de tejido bajo una membrana mucosa) se debe dejar intacta eliminando sólo el espesor parcial. Este procedimiento también hace que la vagina parezca natural después de la cirugía, preservando los bordes arrugadas.

Existen varias técnicas para reducir los labios menores y todas estas técnicas tienen ciertas ventajas y desventajas. Si está pensando en una labiaplàstia, la clave para garantizar los resultados adecuados es asegurarse de que acudir a un cirujano plástico certificado especializado en este procedimiento.

Anestesia para labiaplàstia

La labiaplàstia es una cirugía ambulatoria. El procedimiento se puede hacer en una hora, ya sea individualmente o con otra cirugía estética. Se puede realizar con anestesia local o con anestesia general, dependiendo del plan de tratamiento discutido con el cirujano plástico.

atención postquirúrgica

La zona genital de las mujeres es muy sensible y requiere un cuidado adecuado en general. Por lo tanto, cuando realice un procedimiento como una labiaplàstia, debe conocer algunas instrucciones postoperatorias antes de someter sesión en el procedimiento.

Hay que evitar duchas largas y secar la herida cada vez después de lavarse. Los antibióticos prescritos por el cirujano deben tomarse para reducir el dolor y la inflamación, que pueden estar presentes después del procedimiento. Hay que evitar la bicicleta, correr y otras actividades físicas hasta que el cirujano plástico os libre. Volver a las actividades prematuramente puede ejercer presión sobre la herida y retrasar innecesariamente el proceso de curación. No ha de llevar ropa o ropa interior ajustada, ya que rozarán contra la herida. Además, no se puede disfrutar del sexo durante al menos cuatro semanas.

Elegir una labiaplàstia

La labiaplàstia tiene ventajas funcionales y cosméticos. La mayoría de las mujeres tienen una cirugía para reducir el exceso de labios que se giran y giran y causan dolor e irritación. Otros quieren recuperar su aspecto juvenil después del parto o el envejecimiento. Aunque hay muchas razones, debe buscar un cirujano plástico certificado por la junta que entienda los factores médicos, mentales y emocionales de un procedimiento como la labiaplàstia.

Las opiniones expresadas en este blog son del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de la Sociedad Española de Cirujanos Plásticos SECPRE o la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica AECEP.