¿Qué diferencia hay entre la labiaplàstia de corte y la de cuña?

labiaplàstia vs.  labiaplàstia de cuña

La genética, el embarazo y el proceso natural de envejecimiento pueden afectar la forma y el aspecto de la anatomía íntima de una mujer. A veces, los labios internos o externos alargados pueden causar dolor o molestias al hacer ejercicio, durante el sexo o incluso sólo llevar ropa ajustada. El aspecto labial también puede hacer que algunas mujeres se sientan avergonzadas y afecten sus relaciones sentimentales.

La labiaplàstia es un procedimiento quirúrgico que reduce los labios mayores para conseguir un aspecto más suave y cómodo. Hay dos enfoques comunes a la cirugía de labiaplàstia: la técnica de recorte y la técnica de cuña.

¿Qué es la técnica de recorte de labiaplàstia?

La técnica de recorte sigue siendo el método quirúrgico más utilizado para realizar labiaplàstia. Este enfoque consiste en crear una incisión que elimine el borde exterior de los labios internos, haciendo que los labios internos sean uniformes con los labios externos (o ligeramente dentados).

Una de las ventajas de esta técnica de labiaplàstia es que elimina la parte más oscura de los labios. Para muchas mujeres, eliminar el borde más oscura es una de las razones estéticas por las que optan por hacer labiaplàstia.

El problema más común de la labiaplàstia de recorte, sin embargo, es que si no se tiene especial cuidado durante el procedimiento, a menudo hay una transición incómoda y desigual al bulbo del clítoris donde se encuentran los dos lados “cortados”.

¿Qué es la técnica de labiaplastia de cuña?

La técnica de cuña es una alternativa más reciente para recortar la labiaplàstia. Mediante este método, el cirujano plástico elimina una “cuña” en forma de V de los dos lados de los labios y, a continuación, cose los bordes restantes.

Aunque la técnica de cuña evita el problema de una transición suave al bulbo del clítoris, normalmente deja intactas las partes más oscuras de los labios, lo que puede ser indeseable para algunas mujeres.

Cómo decidir qué os conviene

La mejor manera de determinar qué enfoque quirúrgico es el mejor para vosotros es comunicar claramente sus objetivos al cirujano plástico y trabajar juntos para seleccionar la opción que mejor se adapte a sus necesidades individuales.

Recuerde también que la labiaplàstia puede incluir la reducción de los labios mayores externos, internos (menores) o ambos, según su anatomía natural y los objetivos generales. Como hay tantas variables posibles, es fundamental una discusión abierta con su cirujano plástico para ayudarle a obtener bellos resultados de aspecto natural.

Las opiniones expresadas en este blog son del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de la Sociedad Española de Cirujanos Plásticos SECPRE o la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica AECEP.