¿Qué debe saber sobre la depilación láser?

Cansado de afeitarse constantemente y arrancar el pelo no deseados? No sólo consume mucho tiempo, sino que puede irritar la piel con pelos encarnados, protuberancias, enrojecimiento e incluso acné en algunos casos. La depilación láser es una opción que ha ganado popularidad como tratamiento alternativo. Es una técnica no invasiva que enfoca la luz a través de una fuente de energía para que sea absorbida por el pigmento o el color del folículo piloso. Esto daña el folículo y puede evitar el rebrote.

Quién es un buen candidato para el tratamiento?

Los pacientes con el cabello oscuro y la piel clara son candidatos ideales para la depilación láser. Esto permite al láser centrar su luz en el pigmento del cabello y no tiene ningún pigmento en la piel que compita por él. Sin embargo, en pacientes con la piel más oscura, hay láseres específicos que se pueden utilizar con éxito. Desafortunadamente, los pacientes que tienen el pelo rubio o blancos no son buenos candidatos porque no tienen el pigmento necesario para el tratamiento. También es fundamental no tener erupciones, infecciones, heridas abiertas ni broncearse en función de la tecnología específica utilizada.

¿Qué pueden esperar los pacientes?

El tratamiento con éxito normalmente requiere de 4 a 6 tratamientos separados separados entre 3 y 6 semanas. Esto se debe a que el cabello tiene un ciclo de crecimiento y el láser sólo es eficaz en determinadas etapas activas de crecimiento. La depilación láser reduce el cabello. Una buena respuesta implicaría el adelgazamiento del cabello y una reducción del 80% del crecimiento. Los resultados pueden no ser permanentes y, con frecuencia, requieren tratamientos de mantenimiento.

Es importante recordar que la depilación láser no es un procedimiento puntual. Una consulta y evaluación por parte de un cirujano plástico certificado o elegible puede determinar si usted es el candidato adecuado para el procedimiento y determinar cuál láser funcionará mejor para su tipo de piel y cabello.

Las opiniones expresadas en este blog son del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de la Sociedad Española de Cirujanos Plásticos SECPRE o la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica AECEP.