Liposucción por ultrasonidos vs liposucción tradicional

La liposucción es una de las cirugías más populares en Estados Unidos y ha ayudado a millones de pacientes a mejorar su forma inicial o conseguir su aspecto ideal. Las personas suelen considerar la liposucción cuando no pueden perder peso en determinadas zonas del cuerpo y deciden eliminar la grasa quirúrgicamente. Los mejores candidatos a la liposucción son aquellos que pesan entre 20 y 30 libras cerca del peso ideal, ya que la liposucción ayuda a destinar y eliminar grasas problemáticos en zonas de acumulación. Sin embargo, hay que señalar que la liposucción no es un medio de pérdida de peso drástico, ya que el procedimiento está orientado a dar forma al cuerpo. La liposucción es útil para conseguir un aspecto saludable, pero sólo se recomienda cuando el receptor se encuentra en condiciones físicas bastante buenas.

Dos procedimientos habituales que utilizan los cirujanos para dirigirse a estas áreas son la liposucción por ultrasonidos y la liposucción tumescente.

Liposucción por ultrasonidos

La liposucción por ultrasonidos utiliza ondas ultrasónicas para licuar la grasa de la zona objetivo del paciente, que luego será aspirado a través de una cánula o un tipo delgado de aspirador médico. Esta forma de liposucción asistida utiliza normalmente para las zonas tercas del paciente, como las rodillas, el cuello, la barbilla, los pies y los tobillos.

Hay dos tipos de liposucción por ultrasonidos: la liposucción interna por ultrasonidos y la liposucción por ultrasonidos externa.

La liposucción por ultrasonidos internos es un procedimiento en el que el cirujano inserta una sonda al paciente. La sonda emite vibraciones sonoras, que descomponen la grasa de las zonas con problemas.

La liposucción ultrasónica externa utiliza una herramienta en forma de paleta para emitir vibraciones sonoras fuera del cuerpo ya través de la piel. De esta manera, se elimina la grasa sin incisiones. Sin embargo, las vibraciones de este tipo de cirugía pueden alterar el sistema nervioso del paciente en la zona objetivo y provocar la pérdida de sensación. Mediante el uso externo de las ondas sonoras, también puede provocar hematomas y necrosis en la piel. Lo mejor es consultar con su médico para decidir qué método le resulta más beneficioso.

liposucción tumescente

En lugar de utilizar energía para descomponer las células grasas, la liposucción tumescente inyecta una solución que hidrata la grasa en el cuerpo del paciente para que se extrae fácilmente. Al igual que la liposucción por ultrasonidos, la liposucción tumescente tiene dos técnicas habituales entre los cirujanos: la húmeda y la superhumida.

En procedimientos húmedos y superhumits, el cirujano inyecta una solución hidratante de la grasa, que facilita la eliminación de la zona objetivo del paciente. Esta inyección reduce el riesgo de sangrado del paciente y también disminuye el riesgo de complicaciones durante la cirugía, debido a la calidad inherente de la solución para estrechar los capilares. Como beneficio adicional, este procedimiento se traduce en contusiones mínimas.

Aunque ambas cirugías conllevan riesgos de varias complicaciones, los resultados pueden cambiar la vida para mejor. Con una preparación adecuada y la ayuda de un cirujano experto, los pacientes pueden eliminar la grasa más terco y dar forma a sus cuerpos de manera que transformen el aspecto general de una manera positiva. Los pacientes deben consultar con su médico sobre cualquier alergia que puedan tener y estar preparados para un breve período de recuperación, normalmente unos días.

Para obtener más información, incluida la lista de cirujanos plásticos ASPS de su comunidad, utilice nuestra herramienta Buscar cirujano plástico.

Las opiniones expresadas en este blog son del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de la Sociedad Española de Cirujanos Plásticos SECPRE o la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica AECEP.