Comprensión de las opciones de reconstrucción mamaria

En 1985, en octubre se convirtió oficialmente en el Mes de concienciación sobre el cáncer de mama para apoyar y promover el uso generalizado de la mamografía para el cribado del cáncer de mama. Hoy, más de treinta años después, gracias a los avances tecnológicos y farmacéuticos, hemos visto mejoras dramáticas en la detección y supervivencia del cáncer de mama. La reconstrucción mamaria después del tratamiento del cáncer de mama, en cambio, ha evolucionado junto con el aumento de la retención mamaria, y los avances en técnicas microquirúrgicas han permitido a los cirujanos plásticos ofrecer un sinfín de diferentes opciones de reconstrucción para obtener resultados óptimos.

Del mismo modo que el tratamiento del cáncer de mama se ha individualizado, las opciones de reconstrucción reconocen que los objetivos de reconstrucción de un paciente pueden no ser la reconstrucción óptima para otro. Para obtener una atención óptima, la educación y el acceso son prioritarios y no se pueden dar por supuestos. Incluso con el uso generalizado de búsquedas en Internet y comunidades en línea, que son fuentes inestimables de conocimiento y experiencias compartidas, es más frecuente que los pacientes presenten poco o no conocimiento de sus opciones de reconstrucción o cuando se recomienda reconstruir con respecto a la terapia y la recuperación.

Cuando hablamos de reconstrucción mamaria, a menudo hablamos de reconstrucción después de la mastectomía para el cáncer de mama. En 1995, se informó que las tasas de reconstrucción mamaria eran tan bajas del 8%. Hemos visto que la media nacional se sitúa en torno al 60%, con los beneficios de la reconstrucción que incluyen la mejora de la imagen corporal, la autoestima, la sexualidad y la calidad de vida. Hemos intentado describir brevemente algunas de las opciones de reconstrucción más comunes y responder algunas de las preguntas e ideas erróneas más frecuentes a continuación.

Reconstrucción del implante

La mayoría de los pacientes optan por reconstruirse el implante. En 2002, los implantes superaron el tejido autólogo como el enfoque reconstructivo más común. En nuestras manos, con los implantes de silicona de nueva generación, los resultados estéticos son excelentes. Este enfoque normalmente empieza, pero no exclusivamente, con un stent de tejido colocado parcial o totalmente bajo el músculo torácico y tiene lugar por etapas.

Las opciones para pacientes bien seleccionados pueden incluir la colocación inmediata del implante final o la colocación del expansor por encima del músculo (prepectoral) junto con una matriz dérmica acelular. Normalmente, la expansión se produce en la oficina durante un período de semanas a meses, seguida de una segunda etapa con la eliminación de expansores y la sustitución por implantes. Esto a menudo se combina con el injerto de grasa, un método donde la liposucción se utiliza para cosechar grasas para trasplantarlos en el pecho para mejorar la simetría y la cobertura de los tejidos.

También se puede emprender la reconstrucción del pezón, las técnicas de la que incluyen opciones de injerto de piel para la reconstrucción areolar, la reconstrucción quirúrgica del pezón y / o el tatuaje en 3D, que pueden dar resultados realistas y estéticamente agradables.

Reconstrucción de tejidos autólogos

La otra opción para la reconstrucción total de la mastectomía es la reconstrucción basada en tejidos autólogos. En otras palabras, esta técnica utiliza su propio tejido para la reconstrucción mamaria. Tradicionalmente, esto significaba coger el músculo de la espalda (latissimus) o abdominal (TRAM) y hacerlo girar con la piel y la grasa del pecho para recrear el túmulo mamario. Gracias a las mejoras en la técnica microcirúrgica, ahora se puede utilizar tejido de casi cualquier parte del cuerpo para la reconstrucción autóloga.

El principio de cualquier reconstrucción microcirúrgica de mama es similar; el tejido que se debe utilizar para la reconstrucción mamaria se aísla del suministro sanguíneo y, mediante un microscopio, se vuelve a conectar a los vasos sanguíneos del pecho. El lugar más frecuente del donante es el abdomen, llamado reconstrucción mamaria DIEP (perforador epigástrico inferior profundo). Esta técnica puede ser útil para conseguir un aspecto más natural, especialmente en escenarios donde el pecho es mayor o el pezón es más bajo (ptòtic). Esta técnica a menudo evita la necesidad de un implante y, a menudo, los pacientes se refieren como una reconstrucción «natural», tanto al tacto como el aspecto. A veces, incluso se reconectan los nervios para dar sensación en el pecho reconstruido con este método. También es la modalidad preferida para la radioterapia, aunque la mayoría de los pacientes que se reconstruyen con un implante tienen un buen resultado.

La necesidad de un sitio donante significa que hay otra cicatriz, la operación en sí es más larga y más compleja y la recuperación implica una estancia hospitalaria de al menos 2-3 días y un periodo de recuperación que puede durar varios meses.

Cirugía oncoplástica de mama

Cuando los cirujanos del cáncer hablan de cirugía para tratar el cáncer de mama, su objetivo es a menudo la conservación del pecho. De hecho, entre el 70 y el 80% de todos los cánceres de mama se tratan con terapia de conservación de mama (lumpectomía +/- radiación). Aunque este enfoque permite la preservación del tejido mamario, los defectos posteriores de la lumpectomía pueden distorsionar. En cirugía estética de mama, disponemos de multitud de técnicas diferentes para reconfigurar el pecho en una forma y una posición ideales. Esto puede incluir procedimientos de reducción de volumen, levantamiento y tensión.

El uso de estas habilidades y principios para planificar la excisión del cáncer se denomina a menudo cirugía oncoplástica de mama y puede permitir la resección del cáncer y la remodelación mamaria vez. Las técnicas de sustitución de volumen con reordenación de tejidos pueden restablecer la simetría, mientras que las técnicas de desplazamiento de volumen combinadas con elevaciones mamarias contralaterales pueden restaurar la forma y la posición ideales del pezón.

En cada clínica nos preguntamos: ¿qué será necesario para que nuestros pacientes se vuelvan a sentir en forma? La respuesta es que se necesita algo diferente para cada paciente y que los cirujanos plásticos certificados estén capacitados para proporcionar esta atención individualizada que los pacientes merecen. El paisaje de la reconstrucción mamaria está cambiando. Las opciones se multiplican y, aunque esto puede aumentar la complejidad del proceso de toma de decisiones, también nos permite personalizar el plan de reconstrucción según los objetivos y deseos del paciente. Este enfoque multidisciplinar centrado en el paciente a la cura del cáncer de mama, con la curación de las enfermedades y la restauración personal, es el objetivo final.

Las opiniones expresadas en este blog son del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de la Sociedad Española de Cirujanos Plásticos SECPRE o la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica AECEP.